Un anciano fotógrafo catalán, superviviente del campo de Mauthausen y obsesionado por la justicia, un nazi huido e instalado en Cambrils y un profesor de instituto de baja por depresión son los personajes de una trama que juega entre el pasado y el presente, y que se resuelve de forma inesperada y sorprendente.

9/1/10

La casa de Karl Ihner (1)



Estamos en la avenida que conecta Cambrils con Salou. La casa que busco se encuentra al otro lado de estos edificios, en primera línea de mar. [...] Enfilo un callejón entre un hotel con la piscina vacía y un bloque de apartamentos. En el lado del mar la cosa cambia. Aquí toca un sol tímido que atrae a los paseantes. Hay unos cuantos —la mayoría pensionistas—, enfundados en chándales. Deambulan a lo largo del paseo que bordea la playa. De manera que me uno a ellos. Me hago pasar por uno de ellos. Me camuflo. Y me encamino hacia la casa de Karl Ihner.

6 comentarios:

SUPERCHIKA dijo...

un paseo atraves de tus imagenes...
que agradable!!

santi dijo...

Felicitats per els 60 seguidors del bloc! Llàstima de no cotitzar a la borsa, potser faria la primera "pela", jejeje.

Óscar dijo...

Gracias por pasear, Superchika.

Santi: hi ha blogs que en tenen més de 700... uf.

santi dijo...

Vinga, vinga, que aquest bloc triunfa per qualitat, per tant, endavant!
"Many are called but few are chosen"

Óscar dijo...

Crec que jo sóc dels primers.

santi dijo...

No, no, no. El meu instint o clarividència em diu que tú pertanyes a "...few are chosen".