Un anciano fotógrafo catalán, superviviente del campo de Mauthausen y obsesionado por la justicia, un nazi huido e instalado en Cambrils y un profesor de instituto de baja por depresión son los personajes de una trama que juega entre el pasado y el presente, y que se resuelve de forma inesperada y sorprendente.

4/4/10

El campo de avellanos



Cuando abro los ojos constato que todavía me faltan unos cuantos metros para llegar a la valla que acota las instalaciones. Sin embargo, ya me siento a salvo. La vegetación de esta parte del jardín me protege de cualquier mirada indiscreta procedente del edificio. Así pues, me meto la mano en el bolsillo del pantalón y saco las tenacitas que birlé ayer del taller de encuadernación. No son muy grandes, pero confío en que me servirán para abrir una brecha en la alambrada. Eso es lo único que me separa de la libertad. Porque, una vez esté fuera y me adentre en el campo de avellanos, les resultará imposible encontrarme.

23 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Buen texto. Parece sentirse la angustia de quien está a este lado de la valla

Óscar dijo...

Gracias Miguel. Todas las vallas (ya sean reales o imaginarias) crean angustia.

Cayetano dijo...

Buena precisión, Óscar, con lo de las vallas reales o imaginarias. A veces, los muros que hay que saltar están dentro de nuestra mente.
Saludos y buena suerte con la novela.

Óscar dijo...

Gracias, Cayetano. Lectores como tú lo hacen posible.

MAR dijo...

Vamos, yo te acompaño.
Besos para ti.
mar

Óscar dijo...

OK. Nos vemos al otro lado.

LaLolaSh dijo...

Gracias por dejar la sugerencia en http://laslolasglam.blogspot.com/.
He leido el primer capítulo de tu novela y me ha convencido. Has ganado una nueva lectora y seguidora de tu blog!

Óscar dijo...

Gracias Lola Sh. Espero que, si decides continuar leyendo, no te defraude.

jordim dijo...

me gusta, sí señor, volveré.

Óscar dijo...

Gracias Jordim. Aquí me encontrarás.

Reb dijo...

es fundamental tener tijeras para escapar de algunas alambradas
la ruptura es casi imperceptible pero tan liberadora!!
un saludo, escritor!
Rebeca

Óscar dijo...

Hola Rebeca. Gracias por visitarme. Por cierto, me encantó tu libro.

clementina dijo...

muy bonito tu trabajo .)

Óscar dijo...

Gracias, Clementina. Pensaba que ya no entraba nadie.

Carme Carles dijo...

Buen texto que invita a leer más. Tengo muy buenas referencias del libro.
Salut

Ana Potti dijo...

me encantaa el blogg! te siigooo! pasatee (: http://seetheliveinpink.blogspot.com

marcela dijo...

Muy bueno tu blog, me gustaría que mirases uno titulado
the best of lola , sólo footgrafía, de la buena, ni una sola palabra ni una imagen propia. Sólo los mejores colgados en un museo virtual y portatil
Un saludo

Javier dijo...

y yo me pregunto, ¿qué necesidad hay de escapar? más sano es enfrentarse a la verdad xD

Sergio dijo...

Me gusta, me quedo leyendo por aquí...

Concha Pelayo- Spain dijo...

Hola Óscar, me ha encantado tu blog y las fotografías, cada una de ellas con una fuerza arrasadora.

Te felicito. Entraste en mi blog ibérico hace algún tiempo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Javier: la verdad está al otro lado.

Gracias, Sergio, veo que tú también eres fotógrafo.

Concha: gracias por entrar y disculpa que lleve tiempo sin barrer.

Óscar

Mirian - juegos de chicas dijo...

Emprendamos ese paseo, vamos! Muy buen blog, saludos desde el sitio juegos de chicas

Anónimo dijo...

defraudar? A mi si que m'has defraudat